Menú Close

C.R.I.S.I.

De vez en cuando vuelve el catarro. Unas veces es más fuerte, otras con tos y moquillo. Esta vez la crisis económica es mucho más que una gripe y tiene pinta de neumonía.
Cuando viene la enfermedad todo el mundo se mueve en busca de un remedio para curarse. Va al médico y al farmacéutico, recuenta sus síntomas y busca el mejor medicamento para sobreponerse.
Ahora con la crisis calada hasta los huesos es necesario medicarse de inmediato. Tómese cada dos horas estos principios activos en forma de recomendaciones.
C.R.I.S.I.S.: Cambio Radical de Ideas, Sistemas, Individuos y Soluciones.
Cambio. Facilita el crecimiento de nuevas conexiones neuronales. Evita la parálisis del cerebro por continuismo, arrogancia y pereza institucionalizada.
Radical. Favorece la rápida metabolización del cambio. Llega a todas zonas daÒadas y elimina cualquier pequeño resquicio de la enfermedad.
Ideas. Descarta simbolismos enquistados en el pasado. Provoca una mejora en el flujo de las ideas con objetivo de renovarlas por completo.
Sistemas. Reinventa los métodos de trabajo. Elimina los procedimientos y costumbres poco profesionales y centra la atención en lo verdaderamente importante: el cliente.
Individuos. Excluye agentes contaminantes. Aparta los miembros del grupo que no demuestran interés por tener clientes contentos de verdad.
Soluciones. Alivia las fricciones con el cliente. Mejora los remedios de los conflictos.
Contraindicaciones: tomar uno solo de estos principios sin todos los otros, altera el efecto de la medicación, favoreciendo el resurgimiento de la enfermedad con más virulencia.
Nombre del medicamento: Frenacrisil. Slogan: Para no perder clientes de mil en mil.
Joan ElÌas